Algo sobre Carlos Pulido

A través del espejo podemos contemplar una realidad que de otra forma no vemos o no sabríamos ver. Las Harley Davidson son para mí un escenario de lujo lleno de superficies pulidas que reflejan esa otra visión que trasciende más allá de la propia realidad. Desde hace milenios , al espejo se le han otorgado toda clase de propiedades.

Personalmente, y en lo que se refiere a mi pintura, es como una puerta abierta a otra dimensión, una conexión hacia otros mundos. También lo veo como un reflejo del alma , del yo verdadero. Los reflejos

distorsionados de los cromados, me invitan a reflexiones que conectan con mi interior, esas imágenes deformadas que parecieran ser vistas a consecuencia de la ingesta de algún alucinógeno. Realmente, nunca me ha gustado explicar el por qué de mis cuadros , siempre he pensado que las obras deben hablar por sí mismas y cada espectador sentirá distintas emociones al contemplarlas, según su percepción particular.

Mucha gente me pregunta por qué me apasionan tanto los reflejos en cromados y demás superficies reflectantes y esto es solo una pequeña muestra de lo que siento desde que un tema me enamora y pongo en marcha toda la maquinaria del proceso. Posiblemente, habrá quien solo vea en mi obra la copia de una fotografía, sin embargo, nada más lejos de la realidad. Mi proceso técnico no tiene nada que ver con una simple foto, aunque me sirva de ella para representar lo que deseo, pero en mi opinión, la pintura (usando el argot del flamenco), tiene duende, pellizco, en definitiva tiene ese alma que va más allá de la fotografía.

 

 

Algo sobre Carlos Pulido

 

 

Carlos D. Pulido, pintor Hiperrealista español A través del espejo podemos contemplar una realidad que de otra forma no vemos o no sabríamos ver. Las Harley Davidson son para mí un escenario de lujo lleno de superficies pulidas que reflejan esa otra visión que trasciende más allá de la propia realidad. Desde hace milenios , al espejo se le han otorgado toda clase de propiedades.