ELISA VALGANGIACOMO

VERANO EN EL MAR MUERTO – Pipi Pírez

La imagen está compuesta por varios elementos que suponen un malestar para los océanos y por ende, para muchas especies
animales incluidos nosotros los humanos.
La señora, está ubicada en la Costa Brava (por eso el mapa de arriba a la izquierda con un mapa del mediterráneo y la X en Cataluña);
sin embargo, el título nos dice que está de vacaciones en “el Mar Muerto”, por lo que sin ser la localización del cuadro el mar que todos
conocemos como Mar Muerto (situado en Oriente Próximo), nos coloca en el posible caso futuro de un Mediterráneo matado por el exceso de residuos de plásticos en sus aguas.

La composición está cargada de simbologías y metáforas visuales y puede leerse visualmente de diferentes maneras.
Una de las primeras lecturas puede ser de izquierda a derecha: hay un mapa en sombra que nos sitúa en Cataluña, y nos encontramos con una mesa abarrotada de elementos como medicinas, tabaco o un termómetro que denotan malestar. Conforme miramos hacia la derecha, en el centro de la imagen nos encontramos con una señora obesa (ya de por sí una enfermedad y un símbolo de exceso), quemada con la marca del bañador y con un brazo tatuado con objetos contaminantes presentes en los mares y animales muertos. Todo esto podría interpretarse como los resultados de esa contaminación, principalmente causada por un exceso de producción y un pretencioso “ahorro” en materiales: ahorra, ahorra y te acabarás ahogando (por esto la bolsa en la cabeza). Si seguimos hacia el final de nuestra composición observamos una pared agrietada, símbolo de la decadencia y terminamos en un mar aparentemente limpio, tranquilo y luminoso que es la (exit) salida de todos nuestros males; por eso hemos de cuidarlo. Aquí empieza el desafío: limpiar el
Mediterráneo y preservar su cuidado.

También podría leerse al revés (me han dicho que el fragmento de mar es lo visualmente más relajante y por la luz quizás llama más la atención) y de una forma más irónica: comenzamos por un aparente limpio y apetecible Mar Mediterráneo, pero que oculta todos esos males representados en la señora y lo que le rodea.

Los elementos elegidos para confeccionar nuestra mesa y que el personaje está consumiendo, son residuos en potencia como los que hoy en día invaden los mares: el vaso de plástico, el blíster, el mechero, el mercurio (del termómetro) y las colillas.
El elegir representar la contaminación en los mares en forma de tatuajes hace alusión a un vicioso consumo del plástico del cual es un poco difícil salir porque es algo que tenemos súper integrado en nuestro día a día; los tatuajes una vez te los haces, se quitan difícilmente.

La señora se llama Dolores, por cierto.

Información adicional

Dimensiones 54 × 65 cm
Color

Verde

Estilo

Figurativo

Soporte

Lienzo

Técnica

Óleo

850,00

Hay existencias